Bondalti apuesta por la transición climática y digital

En 2020 Bondalti ha invertido unos 3,3 millones de euros en actividades de IDI, con un enfoque en la transición climática y la transición digital. Dos retos que se proyectan en el futuro y que requerirán innovaciones cada vez más disruptivas.

Como consecuencia de los impactos de la pandemia de Covid-19, 2020 ha sido un año de grandes desafíos para Bondalti, pero también de importantes conquistas, como la entrada en el mercado del agua o el inicio de la actividad productiva en las instalaciones de Torrelavega.

 

En este desafiante año, Bondalti ha invertido unos 3,3 millones de euros en actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación (IDI). De este monto, 25% se ha destinado a actividades de I+D, con énfasis en la eficiencia operativa productiva y el desarrollo de nuevos conocimientos científicos. Lo restante se ha dedicado a la innovación, para responder a las mejoras tecnológicas y a las oportunidades estratégicas.

 

En 2020 se desarrollaron un total de 52 proyectos de IDI, de los cuales el 29% se realizaron en colaboración. Se asignaron 67 colaboradores a las actividades en estas áreas, así como tres estudiantes de doctorado y tres de máster. Los beneficios intangibles de estos proyectos de I+D+i se reflejaron en la reducción de los costes de energía y materias primas, el aumento de la eficiencia y la seguridad de los procesos industriales y la mejora de la sostenibilidad y la eficiencia en el uso de los recursos naturales y energéticos.

 

El año 2020 también fue marcado por el lanzamiento de su programa estratégico de Transición Digital, que tiene como objetivo poner estas nuevas tecnologías el servicio del modelo de negocio de Bondalti, incrementando su competitividad. Este fue también el año en que Bondalti asumió un nuevo compromiso para el futuro: lograr la neutralidad en carbono en 2030, teniendo así un papel claro en la transición climática. Un objetivo alineado con el Green Deal europeo.