EL FUTURO DEL PLANETA ESTÁ EN NUESTRAS MANOS

El desarrollo sostenible forma parte de los valores corporativos de Bondalti, no solo en su vertiente industrial y de producción, sino también en su relación con los empleados, la sociedad y el planeta.

Portugal produce 370 toneladas de plástico al año, en un ciclo de reciclaje deficiente y alto desperdicio que urge detener. Los microplásticos (partículas de menos de 5 mm) han invadido nuestras playas y empiezan a invadir nuestra cadena alimentaria, al transportarse en los estómagos de los peces que comemos.

 

Centrada en la química que hay entre nosotros y el planeta, Bondalti ha puesto en marcha una campaña de sensibilización para que los empleados sean conscientes de la problemática de los plásticos desechables, buscando incentivar la reutilización y reducir el desperdicio.

 

Además de la información pertinente, en folletos, carteles y correos electrónicos personalizados, los empleados han recibido una botella reutilizable y un táper térmico. Así, se cuida del medioambiente y se ahorra energía, con la ventaja añadida de poder disfrutar de comidas más saludables, preparadas en casa, sin recurrir al uso de cubiertos o de platos desechables.

 

Cambiar nuestros hábitos es el primer paso, pero el problema del plástico se ha vuelto tan grave que esto solo no basta. Por eso, Bondalti ha retado a sus empleados a ponerse manos a la obra y ayudar en esta lucha de una forma más práctica, en una acción de limpieza y descontaminación en la ría de Aveiro. Decenas de personas respondieron al desafío, haciendo que la basura recogida —plástico, en su mayoría— no llegase al mar.

 

Y como el medioambiente necesita atención a diario, esta campaña de Bondalti tendrá continuidad en el tiempo. Al fin y al cabo, “Hay más química entre nosotros y el planeta cuando evitamos el desperdicio”.