Enkrott ayudará a mejorar la gestión del agua en la industria textil y de la confección

Enkrott es uno de los socios del proyecto GIATEX (Gestión Inteligente del Agua en la Industria Textil y de la Confección), cuyo objetivo es crear un nuevo paradigma en la gestión del agua en un sector de gran relevancia en la industria portuguesa, que se basa en un uso más eficiente y racional.

El proyecto GIATEX será desarrollado por un consorcio formado en el marco de una Agenda Movilizadora del Plan de Recuperación y Resiliencia (PRR), liderado por la Estampería Adalberto, con la coordinación científica del centro tecnológico CITEVE y la participación de 27 socios, entre los cuales hay empresas, universidades y otras entidades. El proyecto, que cuenta con una inversión superior a 20 millones de euros, empezó el 31 de octubre de 2022.

 

Dadas las características de su proceso productivo, las empresas del sector textil y de la confección generalmente son consumidoras intensivas de agua. Para Enkrott, se trata de una oportunidad de contribuir con sus conocimientos técnicos y su tecnología, tanto en los procesos de tratamiento del agua como en las soluciones digitales aplicadas a los mismos, para mejorar el uso de este recurso esencial en esta industria y aportar claros beneficios medioambientales y económicos.

 

El consorcio tiene como objetivo reducir el consumo específico de agua mediante la introducción de tecnologías de ennoblecimiento textil menos intensivas y sistemas de tratamiento que permitan su reutilización y circularidad, así como aplicar sistemas de monitorización y control que ayuden en la decisión y en la gestión integral del agua en su proceso. 

            

A tal efecto, pondrá en práctica una metodología que incluye el estudio y la caracterización de los procesos, el desarrollo de sistemas inteligentes de monitorización, implementación de las tecnologías aplicadas en las unidades piloto y el desarrollo de una herramienta informática de asistencia a la gestión del agua.

Este sitio web utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Su dirección IP y su agente de usuario se comparten con Google, junto con el rendimiento y las métricas de seguridad, con el fin de garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y resolver el uso inadecuado de direcciones.