Soda Cáustica

La fórmula química del hidróxido de sodio es NaOH, y es más conocido como soda cáustica.

Es un sólido blanquecino, fácilmente soluble en agua. Se trata de una base fuerte, que hay que manipular con cuidado. En Bondalti, la soda cáustica se suministra a granel, en concentraciones del 32% y 50%.

 

La sosa cáustica es coproducida en la electrólisis del cloruro de sodio. El cloro, el hidróxido de sodio y el hidrógeno se obtienen a partir de la electrólisis de cloruro de sodio, en solución acuosa, en el denominado proceso cloro-álcali.

 

Durante mucho tiempo, la electrólisis con celdas de amalgama de mercurio fue el proceso más habitual; pero las consecuencias para el medioambiente hicieron que los fabricantes más exigentes lo sustituyesen por tecnologías menos contaminantes. Bondalti fue uno de los primeros productores en implementar la electrólisis con celdas de membrana. 

 

El hidróxido de sodio, o sosa cáustica, se utiliza para ajustar el pH, para la producción de biodiésel a partir de aceites vegetales, la limpieza de botellas, en la flotación (industria de la pasta y del papel), para secar el aire, en la extracción de alúmina (industria del aluminio) para mercerizar algodón (industria textil), en el curtido del cuero, para fabricar productos químicos (de uso intermedio), en la regeneración de resinas o el ablandamiento del agua. Los consumidores lo utilizan, además, para decapar metal o desatascar cañerías.